Hablar en público siempre es un reto. El improvisar requiere sacar tu lado más creativo y desarrollando esta habilidad mejorarás controlar los nervios, a ser espontáneo y a mejorar la confianza en tí mismo. ¿Dispuesto a improvisar y dejarles sin palabras?