Hacer reir y reirnos de nosotros mismos. Lograr ese estado de relajación o liberación emocional hace que el sentido del humor sea una de las fortalezas del ser humano, desarrollando el aprendizaje y la socialización.